Fundación Deporte Joven | Inicio

Actualidad

Apoyo en primera línea de la Fundación Deporte Joven al Comedor San José de Madrid

24 junio 2020

La crisis sanitaria del Covid-19 ha puesto en pausa al mundo, y cambiado las vidas de millones de personas, fuertemente golpeadas por las consecuencias derivadas de esta situación de emergencia. No ha dejado de crecer la cadena de valores activada desde el inicio de la crisis, impulsada por instituciones, empresas, y personas anónimas volcadas en el apoyo a los colectivos más vulnerables, articulando planes de ayuda para algo tan elemental como que muchas familias puedan alimentarse.

En esta línea se ha trabajado intensamente en el Comedor San José, vinculado a Cáritas y a la Parroquia de San Ramón Nonato del distrito madrileño de Puente de Vallecas, lugar en que, cada día, más de 1.000 aguardan en ordenadas colas para conseguir alimento. Una espera impaciente para recibir la comida, en varias modalidades: entrega de bocadillos, de comida en un tupper, o de kit de alimento con postre y bebida; reparto de menú procedente de catering abastecido por empresas hosteleras colaboradoras, y “servicio de carrito”, para la administración de alimentos básicos que llegarán a cada hogar, en un sistema sostenido gracias a las aportaciones de empresas como Iberdrola, La Caixa, Pastelerías La Emilita, Restaurante El Brote y la ONG World Trade Kitchen, del cocinero José Andrés, entre otras, que han puesto a disposición de esta causa todos los recursos a su alcance.

De la mano de su querido “Legado María de Villota”, la Fundación Deporte Joven se ha implicado muy activamente, y de una manera personal, en la gestión de esta red de ayuda que, en el comienzo de la pandemia, pasó del obligatorio cese actividad por motivos de seguridad sanitaria, a renacer y transformarse en la esperanza de la ingente cantidad de personas que llama a esta puerta para poder subsistir. La fundación ha prestado un apoyo estratégico y en primera línea en cada una de las tareas organizativas del Comedor, desde la gestión de los equipos de voluntarios, la captación de empresas colaboradoras, y la puesta en marcha de campañas para conseguir donaciones dirigidas tanto a la compra de alimento como de mascarillas y geles hidroalcohólicos, hasta la entrega, persona a persona, de los kits de comida.

Ser parte del equipo del Comedor, nos enriquece y hace que la línea de promoción de los valores a través del deporte, cobre más sentido si cabe, y nos motiva para continuar al lado de quienes luchan contra la adversidad. Lo hacemos desde nuestro “Legado María de Villota”, que creamos en 2014 junto a la familia de María, para seguir el camino de entrega y solidaridad que desarrolló durante la última etapa de su vida. Estos últimos casi 7 años dejan gratificantes logros, como haber impulsado su querido programa “Primera Estrella”, consiguiendo tratamientos de fisioterapia para los niños de la Fundación Ana Carolina Díaz Mahou, afectados por enfermedades neuromusculares y mitocondriales incurables. Actividades como las conferencias “Lección de Vida”, organizadas en centros educativos y entornos empresariales, y eventos deportivos, entre ellos la “San Silvestre María de Villota” y el “Festival de la Velocidad-María de Villota”, hacen posible la captación de fondos para financiar estas sesiones. Estas mismas acciones, por otro lado, han contribuido a la recogida de alimento para su distribución entre personas desfavorecidas, a través de la iniciativa “Fórmula 1 Kilo”. Nuestra querida María que, por cierto, descansa para siempre en la Parroquia de San Ramón, estaría orgullosa de los pasos dados por su Legado.