Fundación Deporte Joven | Inicio

Actualidad

Juanito Oiarzabal, Edurne Pasabán y Carlos Soria emocionan en un FID para la historia

28 octubre 2020

En unas condiciones muy especiales debidas a la situación actual, el de ayer fue quizás el FID más emotivo hasta el momento. Y de ello pudieron disfrutar las 210 personas que completaron el aforo permitido del Auditorio Ciudad de León y las casi 4.000 que se conectaron vía streaming. El director general de la Fundación Deporte Joven, Félix Jordán de Urríes, estuvo presente en León en esta nueva edición apoyada por la entidad.

E Foro Internacional del Deporte volvió a crear, de una manera segura y tomando todas las medidas recomendadas, un espacio donde aprender de los deportistas, de sus valores y de cómo aplicarlos también en nuestra vida y en particular en la situación tan complicada que estamos viviendo. Tres generaciones de alpinistas se juntaban en el escenario y de ello comenzaron a hablar, de cómo ha cambiado el “Himalayismo” y cómo, por ejemplo, en la época de Carlos Soria se entregaba una carta a un serpa para que bajase a enviarla y hoy en día el internet llega incluso a las cimas de los grandes picos.

Edurne Pasabán también habló de sus comienzos, siendo muy joven y aprendiendo de maestros como Carlos y Juanito, en un mundo en el que había muy pocas mujeres, en el que sus compañeros la trataron siempre como una igual. Porque la montaña no entiende de hombres y mujeres. Solo de alpinistas.

La charla, moderada por el director de la revista Desnivel, Darío Rodríguez, también se detuvo en los momentos duros. De la muerte de compañeros en las cimas, de las bajadas más peligrosas e incluso de los problemas tanto físicos como personas que han sufrido los protagonistas del foro durante sus vidas se habló.

Y ahí, en uno de los momentos clave del evento, Juanito Oiarzabal dijo, por primera vez en público según él mismo, que se retira del alpinismo de montañas de más de ocho mil metros de altura debido a los problemas físicos que arrastras después de casi 50 cimas y que no completará el reto de subir los 14 ochomiles dos veces. Algo que según él llevaba tiempo meditando.

Pero también hubo momentos para reír y recordar la buena relación de estos montañeros en los campos base, la convivencia y las anécdotas más curiosas como las supersticiones de Edurne Pasabán, el orden extremo de Juanito en sus tiendas de los campos base o las aventuras de Carlos Soria con sus hijas.

Y así terminó la jornada más multitudinaria de la historia del FID, pese a las circunstancias y abriéndose, gracias a la versión online, al público de toda España.